Home / Noticias / El sospechado del crimen de Brenda Arias fue quien pasó las últimas horas con Marisol Reartes
rdo_juan-jose-murua

El sospechado del crimen de Brenda Arias fue quien pasó las últimas horas con Marisol Reartes

rdo_juan-jose-murua

FUENTE: REDACCIÓN RdO

Por Alejandro Jeandet

El sospechado del crimen de Brenda Arias fue quien pasó las últimas horas con Marisol Reartes, quien lo afirma es el Dr. Christian Casas Cassataro, asesor legal de la familia, de la joven madre y su hija Luz Morena Oliva, desaparecidas en el verano del año 2014. Hablamos de Juan José Murúa, quien fuera trasladado por orden de la Justicia de la provincia de San Luis, el último lunes 3 de marzo, para ser indagado bajo la sospecha del asesinato de la joven de 19 años.

Siete años después, el caso de Arias, de la localidad de Villa del Carmen, San Luis, cuyo cuerpo, fue encontrado calcinado 18 días después de su muerte, vuelve a resonar en los diarios de cuyo. Gracias al nuevo giro que se imprimía el mismo lunes, cuando Murúa era trasladado a la alcaldía de Concaran, San Luis. Según, el Dr. Casas Cassataro, la fiscalía cuyana encontró pruebas suficientes como para decir, este señor, es responsable de la muerte y desaparición de Brenda Arias, por esto ordena que se apersone ante los estrados.

El caso sorprende a las dos provincias, San Luis y Córdoba y en especial hace impacto en Traslasierra, puesto que Murúa está temido en el caso de la desaparición de Marisol Reartes y su hija Luz Morena Oliva. Cabe mencionar que el sindicado, estaba detenido en la Unidad Carcelaria de Villa Dolores, por un presunto caso de abuso sexual de una menor de edad hace unos tres meses aproximadamente.

El personaje, había sido observado en el comienzo de la investigación, puesto que era alguien muy cercano a la joven desaparecida, es más, Casas Cassataro señaló, fue uno de los últimos que vio a Marisol, estuvo con ella en la fiesta del último sábado que se la percibió en el valle. Además, comentarios y versiones en el poblado, como por ejemplo, que se lo habría visto a Murúa lavando su auto minuciosamente a pocas horas de todo el suceso, en un horario no habitual, todo lo ubicaban como sospechoso. Por tal motivo, la fiscalía a cargo del Dr. Raúl Castro había dispuesto una serie de allanamientos, entre los que figuraba el domicilio de Murúa, donde se secuestró su auto.

De este vehículo, se hicieron una serie de pericias, entre las que se determinó el hallazgo de rastros de ADN, el letrado de la familia sin especificar dice, se lo encontró en un lugar muy insólito. Esto, determinó una nueva incógnita a resolver, esa muestra, pertenecería a un ser humano o a un animal (…), puesto que el hombre entre sus tareas, se lo conoce como, faeneador de ganado dudoso,  venta clandestina del mismo y también en el rubro carnicería.

Pese al tiempo transcurrido, estando en el 2017, no se sabe si ese rastro genética pertenece a Marisol o, a Luz Morena, puesto que las muestras fueron enviadas al extranjero, así lo afirma Christian Casas Cassataro, restan aún 20 días para saber el resultado que llegará a nuestro país. Aquí hacemos una observación, Juan José Murúa era una persona cercana a la familia Reartes, pues habría sido novio de una de las hermanas de Marisol, situación que hacia lejana cualquier sospecha sobre el detenido dentro del seno familiar de la víctimas desaparecidas.

rdo_brenda-arias
Brenda Arias, foto archivo.-

Pero, el presunto nuevo delito que lo llevó a estar detenido a Murúa, es el que reaviva el caso Reartes-Oliva, pues la menor en cuestión, habría dicho que el temido, se habría valido de una grave amenaza para que se dejara someter, habiendo afirmado, que si no accedía, le pasaría lo mismo que a Marisol y Luz Morena, lo que plantearía la pregunta, se habría negado al abuso (…). Trascendidos que aún no se han podido verificar, puesto que fueron dichos por una menor y el supuesto no confesó, tampoco ratifico ni rectifico la versión que habría circulado en esta investigación de abuso de menor.

Entrevista de Christian Casas Cassataro por Alejandro Jeandet
Pero al margen de la causa Reartes-Oliva, qué es lo que nos interesa hoy en día (…), el Dr. Casas Cassataro dice, el tipo, está imputado por la muerte de Brenda Arias, y este hombre, sospechado de homicidio, quien se entiende que la habría matado por no permitir tener relaciones sexuales (…), esto, sumado a su prontuario lo hacen sospechoso. Tratando de atar cabos, comparando los casos, tanto el de Córdoba como el de San Luis, más todo el breviario de Murúa, lo señalan, pero según el abogado, lo que no me cierra, es que, el modus operandi se rompe, pues en el caso de Brenda Arias, se habría hecho pasar por ella, escribiendo mensajes de texto y no logró ocultar por mucho el cuerpo, pues se encontraron los restos calcinados.

Situación que no se da en el caso de Marisol y Luz Morena aquí en Córdoba, pues en el supuesto de ser el responsable de su desvanecimiento, no uso el celular como en San Luis, es decir no se hizo pasar por ella, escribiendo mensajes luego de su reporte de perdida y el otro dato, es que, de ellas, no se sabe nada. Pese a que el abogado, mantiene aún viva la esperanza de hallar con vida a Marisol y su hija, es cierto también, que si Murúa fuera el responsable de esta causa, los elementos recabados, a las claras hablan fríamente, de que, o se trataría de un personaje distinto o que el sospechado evoluciono en su ardid, situación que debe resolver la Justicia.

Entre la espera del resultado de ADN, el letrado ya solicitó una pericia psicológica de Murúa, lo mismo que se pidió un rastrillaje del lago del Dique Medina Allende, conocido como Dique La Viña, pues en las versiones que el sujeto le habría dicho a la menor supuestamente abusada por él, que se desprendió de los cuerpos allí. La historia por donde se la mire, entre el caso de Marisol, Luz Morena en Córdoba y Brenda Arias en San Luis, tiene a Murúa como hilo conductor, sumado a que este hombre, cuenta en su haber con antecedentes, de haber cometido abuso sexual también en su etapa de menor de edad.

Este último dato, hizo que la Justicia lo apartara de su familia, habría estado inclusive en un instituto de menores, eso lo alejó de Traslasierra, donde habría purgado sus faltas en Río Cuarto, Córdoba, luego de allí, se sabe que recaló en la provincia de San Luis, tiempo en donde se entiende se habría vinculado con gente de Villa del Carmen, entre las que figurarían la infortunada Arias. Luego de la muerte de Brenda Arias en 2009, Murúa desaparece  de San Luis y vuelve aparecer se supone en su pueblo natal, Los Hornillos, Córdoba, todo habría marchado bien en su nueva vida social, hasta el verano fatídico de 2014, donde comienza el calvario de Marisol y Luz Morena donde nuevamente es apuntado.

Pese a lo grave del caso, poco más de tres años habría podido esquivar ese señalamiento, cuando un nuevo y supuesto acto delictivo de Murúa, con su supuesta sed de someter, lo hacía confesar frente a su nueva víctima el tan temido suceso de la madre e hija desaparecida.  Hoy la justicia de Córdoba lo mantiene detenido por la causa de supuesto abuso a una menor de edad, la justicia cuyana lo acusa de haber matado a Brenda Arías de Villa del Carmen, cuánto más habrá que esperar para saber las pericias de ADN y demás para poder imputarlo o no, en el caso Reartés-Oliva.

Falta mucho aún, máxime conociendo los tiempos de la justicia, pero si acaso sirve de consuelo, el propio Christian Casas Cassataro confiesa, es una buena noticia que el sospechado está preso, la justicia está cumpliendo, hoy está detenido también por el caso de Villa del Carmen, San Luis. La justicia cuyana está casi segura que es el responsable del caso Arias, esto, nos garantiza que no se podrá fugar, hasta tanto se pueda comprobar si es culpable o no, ese expediente obliga a tenerlo detenido con una causa sin violar ninguno de sus derechos.

En el caso de Reates-Oliva, hay que esperar, el letrado dice, en los últimos días de Marisol, Murúa estuvo muy cercano a ella, hoy en día está imputado de un asesinato y abuso sexual en San Luis, en Córdoba, está sospechado. Está sospechado porque, lo han visto con ella, Marisol, algo debe saber, nos va a servir inclusive, si no es culpable también, puesto que, podrá aportar su conocimiento como testigo, para saber, qué es lo que sabe.-

Tus Comentarios Aqui